El blog de GirlsBCN TV

Todas las novedades sobre el mundo del erotismo

Un paseo por los más famosos museos eróticos del mundo

museo erótico de parís

Turismo erótico

Hay muchas formas de hacer turismo. Quizás tantas como personas. Hay personas que, al llegar a una ciudad, se echan a las calles buscando en ellas las huellas de su historia. Otras no inician su periplo sin señalar en su guía de viaje los restaurantes a los que irá a comer antes de volver a su lugar de origen. Las hay que fijan entre sus prioridades acudir a tal museo a extasiarse ante ese cuadro o esa escultura que un día le enamoró desde las páginas de un libro. Nosotros vamos a proponerte una manera de hacer turismo: visitar aquellas ciudades que tienen entre sus encantos turísticos la existencia de algún museo dedicado al sexo o al erotismo.

No todas las grandes ciudades del mundo tienen un museo erótico, pero sí lo tienen algunas de las más importantes. Estos que te reseñamos a continuación son algunos de ellos.

Museum of Sex de NYC

Una ciudad como New York no podía carecer de un museo del sexo. Está en la Quinta Avenida y su colección posee más de 15.000 objetos. Fotografías, máquinas sexuales, condones vintage y todo tipo de objetos relacionados de algún modo con la sexualidad humana y con la conducta sexual de la persona componen los fondos de este museo que fue inaugurado en octubre del 2002.

Museo del Erotismo de París

El Museo del Erotismo de París está ubicado en pleno barrio de Pigalle, muy cerca del Mouline Rouge. La colección de obras de arte relacionadas con el sexo de este museo es, sencillamente, impresionante. Después de todo, este museo ocupa siete plantas. En él tienen cabida desde representaciones fálicas prehistóricas hasta relieves aztecas. Este museo, que acoge de manera regular exposiciones temporales de artistas internacionales, tiene un espacio especialmente dedicado a los burdeles. En este espacio puede verse cómo eran las casas de putas (maisons closes) desde finales del siglo XIX hasta el año 1946.

Las obras expuestas en el museo han sido recogidas en los cinco continentes por los propietarios del museo, Alain Plumey y José Khalifa.

Venustempel de Amsterdam

El Venustempel de Amsterdam es el museo erótico más antiguo (abrió sus puertas en 1985) y visitado del mundo. Objetos, fotografías y audiovisuales sirven para recorrer las mil y una formas que ha adoptado el juego sexual para expresarse en el mundo. Cerámicas griegas y objetos sexuales de todo tiempo histórico (medievales, victorianos, contemporáneos…), coleccionados por los dueños del museo, forman parte de la colección expuesta en él.

Museo de máquinas sexuales de Praga

Este museo ocupa un edificio de 3 plantas que sirven para exponer una amplia variedad de objetos eróticos. Máquinas destinadas a proporcionar placer, juguetes eróticos, lencería, disfraces sexys, arte erótico… La colección permanente de este museo atesora más de 200 objetos eróticos, algunos de ellos con más de 700 años de antigüedad.

En este museo se guarda también una completa colección de cine erótico de los años 20. Entre estas películas se encuentran un par de películas españolas seguramente salidas de la colección privada del rey Alfonso XIII, un gran amante e impulsor del cine pornográfico. Una de esas dos películas contiene la que, posiblemente, sea la primera filmación cinematográfica de una escena en la que se desarrolla un trío erótico.

Museo Erótico de Barcelona

Si algún museo, sin embargo, conserva un excelente fondo de cortometrajes porno al parecer encargados por el rey de España, Alfonso XIII, ése es el Museo Erótico de Barcelona. Al parecer, esas películas fueron rodadas por Ricardo y Ramón Baños hacia 1926 en el Barrio Chino barcelonés. Grabados de Picasso, cuadros de temática erótica de grandes artistas, una amplia colección de falos tailandeses, objetos eróticos de las más variadas culturas del mundo, tallas de madera representando posturas sexuales del Kama Sutra o una recopilación de los récords sexuales más importantes del mundo (el pene más grande, la eyaculación más rápida, los pechos más voluminosos…) son, entre otros, algunos de los encantos de este museo ubicado en plenas Ramblas barcelonesas.

Museo del falo de Islandia

Sin duda Reykjavik, capital de Islandia, no está aquí al lado. Pero, más allá de los múltiples atractivos que seguramente tiene este país para visitar, ¿no merece la pena destacar la existencia de un museo que contiene una colección con todos los tipos de falo pertenecientes a casi todas las especies mamíferas del país? Este, sin duda, no es un museo estrictamente erótico, pero para las parejas puede ser muy divertido (sobre todo para ellas) y dar lugar a muchas bromas la observación y la comparación de los 280 penes y partes del pene pertenecientes a casi todos los mamíferos marinos y terrestres de Islandia que en él se exponen. Vergajos de toro, de ballena, de oso polar, de foca, de morsa… Están por llegar los de ser humano. Pero hay promesas de que llegarán. En cualquier caso, el visitante siempre puede tener uno a mano para establecer las, en ocasiones, odiosas comparaciones. Junto a dichas muestras de falos naturales, el museo expone también rarezas artísticas y utensilios prácticos relacionados directamente con el pene.

Museo Mundial del Arte Erótico de Miami

La mundialmente famosa coleccionista de arte erótico Naomi Wilzig es la responsable de la existencia de esa maravilla que es el Museo Mundial de Arte Erótico de Miami. Este museo posee la mayor colección de arte erótico del mundo, con miles de obras históricas y contemporáneas en exposición. Ubicado en el Distrito del Arte de Miami Beach, se ha convertido en una de las más importantes atracciones de la ciudad de Florida.

Jeju Loveland

El parque erótico Loveland, ubicado en la isla Jeju de Corea de Sur e inaugurado en 2004, es, estrictamente, una colección de estatuas expuestas al aire libre. Estas estatuas (rondan un total de 140) muestran todo tipo de posturas eróticas y conductas variopintas (desde el trío al voyeurismo) que intentan mostrar, de una manera divertida y espectacular, algunas de las prácticas sexuales más habituales del ser humano.

Museo del Erotismo de San Petersburgo

El principal atractivo de este museo es el que pasa por ser el pene del monje ruso Rasputín, consejero personal de la zarina Alejandra. Sobre este pene circulan varias leyendas: que fue cortado por una amante del monje para seguir satisfaciéndose con él, que una criada lo encontró después de que Rasputín fuera desmembrado por sus asesinos… No importa demasiado si es el pene de Rasputín. Importa su impresionante tamaño, esos casi 30 centímetros de longitud y ese grosor casi de muñeca. Junto a él, los casi 15.000 objetos coleccionados por el fundador del museo, Doctor Igor Knyazkin, parecen empalidecer. ¡¡¡30 cm. de polla!!! Sabemos que el tamaño no importa, pero, para consolarnos, vamos a pensar que es cierto lo que dicen algunos: que ésa no es la polla de Rasputín, sino el pene de algún équido o un bovino. Claro que, para salir de dudas, nada mejor que ir a San Petersburgo y contemplar el miembro de la discordia. Después de todo, lo erótico siempre es una buena excusa para desplazarse sea donde sea.