El blog de GirlsBCN TV

Todas las novedades sobre el mundo del erotismo

Diálogos sobre Eros en Bilbao

Erotismo y literatura

El protagonista de la octava edición del Festival Internacional de las Letras Gutun Zuria de Bilbao es el Eros. Tal y como figura en la presentación de dicho festival, los griegos antiguos ya consideraron a Eros como una fuerza que, en ocasiones con violencia, se encarga de mover el universo. El Eros moviliza la energía. El Eros alimenta la literatura.

La literatura erótica es la protagonista absoluta de este festival que, celebrado entre el 16 y el 25 de abril en el Azkuna Zentroa (auditorio de Alhóndiga Bilbao), centra sus actividades principales en las conversaciones mantenidas entre diversos autores que, de una manera u otra, resultan cercanos a la temática del erotismo, con periodistas o críticos literarios. Esta conversaciones, que se hacen extensivas al público asistente, que ha podido y puede intercambiar opiniones con los autores invitados, servirán para reflexionar sobre aspectos como el papel desempeñado por el erotismo en la literatura, la función del sexo como fuerza creativa o destructora, o sobre las tensiones que agitan el interior de la vida de pareja.

Las conversaciones del Festival Internacional de las Letras Gutun Zuria, englobadas bajo el título «Evocando a Eros» permitirán constatar las diferentes actitudes que los diferentes autores invitados adoptan ante el Eros en su obra y comprobar sus posiciones respecto a temas centrales como pueden ser el amor o el deseo.

Uno de los principales autores invitados a esta edición del Gutun Zuria es, por su repercusión mediática y su prestigio internacional, Javier Marías. El escritor madrileño, autor de obras como Tu rostro mañana, Corazón tan blanco, Mañana en la batalla piensa en mí, Los enamoramientos o Así empieza lo malo, sostuvo en su intervención que el erotismo es uno de los mayores retos para un escritor. Marías considera que, a la hora de narrar una escena erótica, es difícil moverse entre lo cursi o pseudopoético, en un extremo, y, en el otro, una manera de narrar y, sobre todo, describir objetiva y sobria que coloca al lector en una situación semejante a la que podría encontrar si se hallara en el despacho de un ginecólogo.

El escritor madrileño considera difícil no incurrir en escenas baratas, grotescas o con pretensiones y defiende el camino de insinuar más que mostrar. La caída de muchos tabús y la posibilidad de narrar con mayor libertad, apunta Javier Marías, hace que el camino de dejar la puerta abierta a la imaginación y fomentar el vuelo de la misma resulte arduo. El porno suave, señala Marías, es lo que domina en esa inflación de novelas eróticas que, en cierto modo, no son sino secuelas, imitaciones y copias de ese fenómeno literario que ha sido Cincuenta sombras de Grey.

Otros de los autores invitados a esta octava edición del Festival Internacional de las Letras son Álvaro Pombo, Wendy Guerra, James Ellroy, Fernando Arrabal, Itxaro Borda, Edorta Jiménez y Tzvetan Todorov.

Pombo, que conversó sobre la pasión homosexual, considera que el matrimonio supone la condena del Eros. Para Pombo, el principal enemigo de Eros es la rutina, justo uno de los pilares sobre los que se iza el matrimonio. El erotismo, que conlleva siempre una aventura hacia lo desconocido, pierde ese carácter aventurero en el seno del matrimonio. Por otro lado, Álvaro Pombo defendió a Eros como la única fuerza capaz de regenerar y levantar al hombre en las calles para que no sólo sea tecnológico y unidireccional.

Esa fuerza del sexo es, para el escritor norteamericano James Ellroy, otro de los autores invitados al Gutun Zuria, una especie de fuego. Que vivamos consumidos por ese fuego que es el sexo es otra de las afirmaciones que Ellroy realizó durante el transcurso de su conversación. Definiendo al sexo como la “sagrada raíz” que mueve a hombres y mujeres, el autor de obras como L.A. Confidencial y La Dalia Negra reconoció el papel fundamental que el erotismo desempeña en su obra y criticó duramente la obra de un autor mítico como Charles Bukowski.