El blog de GirlsBCN TV

Todas las novedades sobre el mundo del erotismo

Uso del porno en España según PornHub

El informe PornHub

Los aficionados al porno saben a la perfección de qué se habla cuando hablamos de PornHub. PornHub es una de las principales webs de cine porno gratuito en streaming del mundo. Los índices de consumo de PornHub, pues, son un buen indicador a la hora de conocer los hábitos de consumo de un determinado lugar. Gracias a los datos que PornHub ha incluido en un completo estudio que ha visto la luz recientemente, podemos conocer cómo evoluciona el consumo de porno en nuestro país.

Según los datos proporcionados en este estudio, España figura entre los primeros lugares mundiales entre los consumidores de porno en streaming. Exactamente, España ocupa el puesto 13º de un ranking encabezado por Estados Unidos, Reino Unido y la India.

Ocho minutos y 4 segundos es el tiempo que, de media y según este estudio realizado por PornHub, permanece un español contemplando cine porno en la pantalla de su ordenador (un minuto y 16 segundos por debajo de la media mundial). Esos ocho minutos y 4 segundos bastan para que un español encuentre un video porno que le permita encontrar esa estimulación extra que le ayude a masturbarse. Ése, al parecer, es el uso habitual que suele hacerse de la plataforma porno por una persona media y sin adicciones sexuales determinadas.

¿A qué hora fundamentalmente se producen esas conexiones? Según el estudio de PornHub, las conexiones a la plataforma porno en España se concentran fundamentalmente en una franja horaria que va de las 9 a las 12 de la noche y también a las cuatro de la tarde. El hecho de que las horas de consumo sean precisamente horas no laborales (en muchos lugares de España las cuatro de la tarde puede ser considerada la hora de la siesta y, por tanto, no laborable) parece indicar el hecho de que el español concibe la visión de pornografía como una actividad de ocio.

Palabras más buscadas y otros datos

El estudio de PornHub también recoge cuáles son los términos más buscados. En este sentido, si en España esos términos son “spanish”, “español” y “teen”; a nivel mundial lo son “lesbian”, “teen” y “step mom”. “3D hentai”, “maduras españolas” e “intercambio de parejas” son tres términos que durante el último año ha experimentado un notable incremento en su número de buscas.

Respecto a la pregunta sobre cuál de los dos sexos tradicionales consume más cantidad de cine porno en streaming en España la respuesta es clara: el hombre. Al igual que sucede en el resto del mundo, el porcentaje de hombres que consume porno por internet triplica al de mujeres. Los datos recogidos en el estudio de PornHub así parecen señalarlo: 74% para los hombres y 26% para las mujeres. ¿Existe algún país en el que pueda considerarse que el consumo se acerca a la paridad? Sí: Jamaica. En el país caribeño, el 44% de las personas que consumen cine porno on line son mujeres. Las japonesas y las alemanas son, por su parte, las mujeres que menos cine porno consumen por internet.

El estudio realizado por PornHub nos proporciona datos muy interesantes también sobre las edades de los consumidores de porno on line. En España, un 20% de los usuarios tiene entre 19 y 24 años; un 31%, entre 25 y 34 años; un 24%, entre los 35 y los 44; un 13%, entre 45 y 54; un 10% entre 55 y 64; y un 4% de mayores de 65 años.

Otro de los aspectos recogidos por el estudio de PornHub es el del tipo de instrumento tecnológico utilizado para acceder a los contenidos de la red. En este aspecto concreto los hábitos de consumo de los españoles sí difieren de manera importante de los hábitos globales. Mientras en todo el mundo el uso del móvil para contemplar contenidos porno en streaming se ha incrementado en dos puntos porcentuales, en España el consumo de cine porno a través del móvil se ha reducido un 8%.

En España, y según se recoge en el estudio de PornHub, el electrodoméstico elegido para contemplar cine porno es el ordenador. Éste es el medio elegido por el 50% de los consumidores españoles. La tableta es elegida por el 11% de los consumidores y el teléfono móvil por el 38%.